Nunca en la historia reciente de la entidad, hubo tantos representantes coahuilenses en el gobierno federal.

Todos ellos, con ganas ardientes de meter mano en la vida política del estado, en su calidad de funcionarios y representantes populares.

Mira usted que la paisana Olga Cordero, próxima secretaria de Gobernación, designó a Javier Guerrero como su interlocutor oficial con el gobierno de Miguel Ángel Riquelme.

Si quiere tratar temas directos con el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, entonces acuda con su amigo coahuilteca más cercano, Armando Guadiana Tijerina.

¿El asunto es de apoyo social? No le busque, ni se equivoque, vaya con el ex líder estatal del PAN y ya casi coordinador federal, Reyes Flores Hurtado.

Si usted trae alguna bronca con niños, niñas, y adolescentes, entonces por favor diríjase con Ariel Maldonado Leza, próximo titular de esta Procuraduría.

¡Ya sé!, su problema es sindical; muévase y haga una cita con el Senador Napoleón Gómez Urrutia, y de seguro se lo resuelve.

El legislador federal Lenin Pérez, será otro importante mensajero de Morena, pues el líder del Congreso de la Unión, Porfirio Muñoz Ledo, fue un gran amigo de Evaristo, su padre, y le tiene especial afecto.

Bueno, hasta el próximo Secretario de la Defensa Nacional, estuvo en Coahuila, como responsable de la zona militar en Piedras Negras.

Visto por el lado positivo, Coahuila tendrá importantes aliados en la Federación.


Fuente: http://www.elheraldodesaltillo...